Año 2010

 

QUE LA PALABRA DE DIOS NAVEGUE MAR ADENTRO

 

Ante la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales

 

Escrito dominical, el 16 de mayo

Domingo de la Ascensión del Señor. Nuevo modo de presencia de Cristo inaugurado cuando Él sube a los cielos y los suyos no le ven ya con los ojos de la carne. Buen día para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, que comenzaron hace cuarenta y cuatro años. Las comunidades eclesiales (Diócesis, parroquias, colegios de la Iglesia, movimientos apostólicos) «han incorporado desde hace tiempo los nuevos medios de comunicación como instrumentos ordinarios de expresión y de contacto con el propio territorio, ins-taurando en muchos casos formas de diálogo aún de mayor alcance». Son palabras del Papa en su Mensaje para esta Jornada.

Nuestra Archidiócesis hace mucho tiempo que hizo un esfuerzo encomiable para dotarse de medios adecuados para difundir el Evangelio, que habla de una sensibilidad especial de los últimos Arzobispos, mis antecesores, y sus equipos, creando no sólo una Delegación de Medios de Comunicación Social, sino una institución que lleva adelante Radio Santa María y el Canal Diocesano de televisión. Se trata de la Fundación Santa María, que lucha denodadamente en las nuevas tecnologías, para poder acercar a los fieles cristianos y a cuantos quieran oírnos y vernos en una buena radio y una digna televisión. Es un esfuerzo grande, que lleva consigo una partida presupuestaria notable.

El Santo Padre hace hincapié en su mensaje en el Año Sacerdotal en que la tarea primordial del sacerdote es anunciar a Cristo, el Verbo hecho carne, y comunicar la multiforme gracia divina que nos salva mediante los Sacramentos. «Las vías de comunicación abiertas por las conquistas tecnológicas se han convertido en un instrumento indispensable para responder adecuadamente a estas preguntas que surgen en un contexto de grandes cambios culturales, que se notan especialmente en el mundo juvenil», dice Be-nedicto XVI. El sacerdote podrá, de este modo, dar a conocer la vida de la Iglesia mediante estos modernos medios de comunicación y ayudar a las personas de hoy a descubrir el rostro de Cristo. Para ello, ha de unir el uso oportuno y competente de tales medios con una sólida preparación teológica y una honda espiritualidad sacerdotal, alimentada por su constante diálogo con el Señor. Porque no se trata simplemente de usar nuevas tecnologías, sino de utilizarlas bien: poner de manifiesto que la solicitud amorosa de Dios Padre en Cristo por nosotros no es del pasado; no, Dios está cerca.

¿Qué pueden hacer los sacerdotes en este campo interesantísimo? Hay en nuestra Iglesia sacerdotes y consagrados que trabajan en los medios. Ellos tienen la tarea de allanar, dice el Papa, el camino a nuevos encuentros, asegurando siempre la calidad del contacto humano y la atención a las personas y a sus auténticas necesidades espirituales. Ellos merecen nuestro respeto y agradecimiento. Otros sacerdotes, en sus parroquias, se esfuerzan con la utilización de vídeos, fotos, animaciones, blogs, sitios web, que son verdaderas ocasiones inéditas de diálogo e instrumentos útiles para la evangelización y la catequesis.

Yo me atrevería a pedirles otra cosa: invitar a sus fieles a leer y ver los Medios diocesanos, que intentan informar y formar en la verdadera fe; también a hacer campaña para que no sean los problemas económicos los que nos impidan entrar en las casas de nuestras ciudades y pueblos. Como antes comentaba, hacer frente a los gastos empleados en los medios no es fácil en estos momentos. Si no queremos perderlos hay que arrimar todos el hombro y crear una red de apoyo económico a la Fundación Santa María. Merece la pena. Yo os lo agradezco. También nuestros mayores que en ocasiones sólo son nuestros medios los que les ayudan a encontrarse con Dios y sentirse Iglesia de Toledo.

 X Braulio Rodríguez Plaza

Arzobispo de Toledo

Primado de España

 

Q