Entrevistas

, Noticias


Don Ángel Camuñas: “Con mi nombramiento espero poder servir a todos los sacerdotes y a la Iglesia diocesana”

JuanF Pacheco

D. Ángel Camuñas  Sánchez es el nuevo vicario episcopal para los asuntos económicos de la Archidiócesis de Toledo. Este sacerdote, oriundo de Madridejos, fue ordenado sacerdote el año 1992.

Su primer destino pastoral fue vicario parroquial en la parroquia de San Juan Bautista de Fuensalida. Posteriormente se traslada a Salamanca para realizar la licenciatura eclesiástica en Derecho Canónico.  Tras ejercer cinco años como sacerdote en la diócesis de Guadix, vuelve a incorporarse a la archidiócesis de Toledo, en la que ejerce como vicario parroquial en la parroquia del Santísimo Sacramento de Torrijos y director del colegio diocesano “Santísimo Cristo de la Sangre” de esta localidad. Desde 2015 es el arcipreste de Torrijos.

Es uno de los jueces diocesanos que trabajan en la vicaría judicial de la archidiócesis y, en años anteriores, ha formado parte del consejo de consultores y del consejo presbiteral.

Además, desde el 2014 forma parte de la junta nacional de “Escuelas Católicas” y desde el año 2016 es el secretario autonómico de esta organización docente en Castilla-La Mancha. También ostenta el cargo de director adjunto del colegio diocesano “Ntra. Sra. de los Infantes” de la ciudad de Toledo.

 

Pregunta: ¿Cómo ha recibido esta nueva encomienda que le pide Mons. Francisco Cerro? 

Respuesta: Al principio me asusté un poco porque don Francisco Cerro me comunica que había pensado en un vicario para gestionar los asuntos económicos pero no pensaba que un servidor fuera el designado.

Don Francisco, al comunicarme la elección, utiliza una expresión con mucha profundidad: la economía en la archidiócesis ha de tener dos pulmones, el pulmón técnico, que lo realiza formidablemente el administrador diocesano, Anastasio Gómez; y el pulmón pastoral, que es el que el Arzobispo quiere que un servidor lleve a cabo.

Mi cometido será atender, en los asuntos económicos, a los sacerdotes, parroquias y diversas realidades que existen en la archidiócesis.

Este nombramiento lo he recibido con un poco de temor y de miedo porque no sé si sabré llevar a cabo lo que se me pide; pero lo haré, como un ministerio que se me pide, para servir a la Iglesia.

 

P: ¿Qué supone este nuevo cometido de la vicaría para asuntos económicos?

R: Este nuevo nombramiento supone que he de dejar mi ministerio parroquial en Torrijos, junto con la dirección del colegio diocesano “Santísimo Cristo de la Sangre” donde he sido muy feliz.

Además, supone aprender mucho en esta nueva dedicación y escuchar mucho a las personas porque, como dice el Papa Francisco, los bienes de la Iglesia sirven para hacer el bien. Se trata de hacer el bien; a cuantas más personas, mejor; sin olvidar la faceta ética y pastoral.

 

 

 

P: ¿Este nombramiento implica que dedicará muchas horas de trabajo a atender a todas las realidades diocesanas?

R: Efectivamente, la mayor parte del tiempo estaré dedicado a este nuevo cometido pastoral. Seguiré, no obstante, con alguna responsabilidad en “Escuelas Católicas” y en el colegio diocesano de Ntra. Sra. de los Infantes.

Don Francisco Cerro me ha pedido que visite a las parroquias para conocer la realidad que presentan; además de dialogar con los sacerdotes para intentar solventar los posibles problemas económicos que existan.

 

P: ¿Cuál cree que es su principal motivación en esta nueva labor?

R: Contaré con la ayuda de los magníficos profesionales que trabajan en la administración diocesana. Mi principal motivación, además, es poder servir a los sacerdotes y a la Iglesia en esta nueva faceta. Se trata de poder buscar soluciones a las situaciones difíciles que pueden angustiar a las personas en asuntos económicos. Al fin y al cabo, se trata de ayudar a muchos sacerdotes y demás realidades diocesanas en el trabajo pastoral.

 

P: ¿Qué espera y desea de este nuevo nombramiento pastoral?

R: Lo único que espero es poder servir a todos los sacerdotes y a toda la Iglesia diocesana. Me encantaría que, en el futuro, al terminar esta encomienda pastoral, se pudiera afirmar que he intentado servir a los demás. Es una forma de servir y amar a Dios.

 

Pin It
Cáritas Toledo
Delegación de Familia y Vida
Delegación de Apostolado Seglar