Entrevistas


Javier Gómez-Elvira: «Realizar los caminos hacia Guadalupe nos ayudará a vivir la llamada a la conversión ecológica»

JuanF Pacheco

Javier Gómez-Elvira González (Ocaña, 1963) es el responsable de la recién creada delegación diocesana de la pastoral para el cuidado de la creación. Esposo y padre de seis hijos; además cuenta con una amplia experiencia en temas vinculados con la conservación y gestión de espacios naturales. Su trabajo en el ámbito forestal y medioambiental le ha concedido una vasta experiencia para abordar lo que el Papa pide en su encíclica «Laudato Si´».

 

Pregunta: ¿Le sorprendió que don Francisco Cerro pensara en usted para pilotar la nueva delegación para el Cuidado de la Creación?

Respuesta: (risas) Fue todo muy rápido. D. César, el Vicario General, me llamó y citó porque quería hablar conmigo. Imaginé sobre qué podía ser, pero la verdad es que me sorprendió con la propuesta. Me comunicó que D. Francisco Cerro había introducido algunos cambios en la curia pastoral y que había creado una delegación episcopal nueva que quería que ocupase un laico.

Así que lo he vivido con sorpresa, ilusión y, por supuesto, con alegría de ver cómo la Iglesia de Toledo se sube al carro de la preocupación por el cuidado del medio ambiente.

 

P: ¿Qué supone el trabajo de esta nueva delegación?

R: La nueva delegación creo que supone la integración explícita del mensaje de la encíclica “Laudato Si” en el plan pastoral diocesano, en sintonía con la preocupación e insistencia del Papa sobre la crisis medioambiental y la búsqueda de soluciones eficaces.

Que D. Francisco Cerro muestre tanto interés por el cuidado de la Tierra, de la naturaleza, revela que es consciente de la alarma social existente ante el deterioro medioambiental. Y sabe que la Iglesia tiene que colaborar.

 

P: ¿Cómo se concretará, en el ámbito diocesano, el trabajo a desarrollar de esta delegación?

R: Se trataría básicamente de impulsar la formación teórica y práctica en la “Laudato Si” a todos los niveles y en todas las realidades de la Iglesia, concretando un plan formativo que incluya cursos o charlas formativas y la adopción de buenas prácticas ambientales; crear puentes en un diálogo abierto y franco con los distintos sectores y ámbitos de la sociedad civil: el mundo de la política, de la ciencia, de la enseñanza, del periodismo,… Y por supuesto rezar y celebrar en comunión con toda la Iglesia el don y el regalo de la creación.

Uno de las acciones concretas fue el acto realizado el día 1 de septiembre con motivo de la celebración de la jornada mundial de oración por el cuidado de la creación. Una oración en el «techo de la archidiócesis», el pico del Rocigalgo, en los Montes de Toledo y dentro del Parque Nacional de Cabañeros, pidiendo a Dios mayor conciencia para poder celebrar el jubileo y descanso de la Tierra.

 

P: ¿Qué supone el trabajo pastoral en esta Delegación con el Año Jubilar Guadalupense, otro de los ejes del curso pastoral?

R: Con motivo de la celebración del Jubileo Guadalupense queremos fomentar la peregrinación a Guadalupe desde diversos puntos de la archidiócesis de Toledo, poniendo en valor los valores naturales de los parajes por los que discurre.

Empezaremos por el camino de los Montes de Toledo e iremos describiendo el medio natural por el que discurre para despertar y alimentar la sensibilidad de los peregrinos por la contemplación de la naturaleza, describiendo las riquezas y valores que atesora.

 

P: ¿Qué acciones pastorales recomiendas, en este curso pastoral, a las parroquias y demás instituciones diocesanas?

R: Además de invitar a leer la encíclica «Laudato Si´» para invitar a todos a vivir la conversión ecológica, animo sobremanera a peregrinar al Santuario de Guadalupe. Esto supone moverse y salir de peregrinación, salir de la comodidad para recorrer a pie, al menos algún tramo, y aprovechar el contacto directo con la naturaleza, para acercarse a Dios.

Realizar caminando alguna de las 19 rutas hacia el santuario mariano de Extremadura nos ayudará a vivir la llamada a la conversión ecológica a la que invita el Papa. Nos servirá para concienciarnos en el tema del cuidado de la creación de Dios.

Sin duda, los caminos a Guadalupe nos pueden servir de ayuda para el encuentro con el Creador y para contemplar la creación, la naturaleza que es un libro precioso que nos habla de Dios, de su grandeza, de su belleza, riqueza, etc. La naturaleza es un libro de formación cristiana.

 

P: ¿Qué espera de su trabajo diocesano en esta delegación?

R: Pues humildemente, espero, con la ayuda de todo el equipo que estamos formando, poder ayudar a crear un espacio de estudio, reflexión y oración sobre el valor y dignidad de la creación como regalo y don, y así echarnos a un lado y poner a Dios en el centro de nuestra vida, de la Historia, y de toda la creación.

Esperamos también acercarnos más a San Francisco de Asís, que es el santo que el Papa propone como modelo de vida ecológica, sencilla y austera, que integró de forma admirable en su seguimiento a Jesucristo la contemplación y cuidado de la naturaleza.

Y finalmente acercarnos en este año santo a la Virgen de Guadalupe, Reina de todo lo creado.

Pin It
Cáritas Toledo
Delegación de Familia y Vida
Delegación de Apostolado Seglar