Noticias


Don Francisco Cerro recorre la quinta etapa del Camino de Guadalupe por los Montes de Toledo

Archidiócesis de Toledo

La delegación diocesana para el Cuidado de la Creación volvió a convocar la realización de una nueva etapa del Camino de Guadalupe, concretamente la ruta de los Montes de Toledo. Esta cita tenía lugar el pasado 20 de marzo.

Se trata de la quinta etapa de la peregrinación por tramos en la que también participaba el arzobispo de Toledo, Mons. Francisco Cerro Chaves.

Fue una marcha de 25 kilómetros “de más de seis horas, amenizada con el rezo del rosario, el ángelus, y por la contemplación y explicación del entorno natural” explica el delegado para el Cuidado de la Creación, Javier Gómez-Elvira.

Esta quinta etapa transcurrió desde Navahermosa hasta Los Navalmorales con la participación de 25 personas, con representantes de las distintas delegaciones diocesanas y de las dos parroquias mencionadas.

 

El Arzobispo de Toledo planta tres fresnos en el recorrido

El punto inicial tenía lugar en la Iglesia parroquial de Navahermosa con el rezo de la oración del peregrino y donde el párroco, D. Miguel Ángel Gómez-Tenorio, tomaba el bastón del peregrino.

Los participantes emprendían el camino hacia Los Navalmorales “por terrenos de olivares y otros cultivos hasta llegar al río Cedena, división natural de los términos municipales de Navahermosa y Los Navalmorales” subraya Gómez-Elvira.

Al día siguiente, el 21 de marzo, se celebra el día internacional del árbol y de los bosques. Es por ello que el arzobispo de Toledo plantó tres fresnos junto a un arroyo en el recorrido de la peregrinación. Javier Gómez-Elvira subraya que, con este signo, “nuestro arzobispo quiso señalar el compromiso de los cristianos en el cuidado, el respeto y la restauración de la casa común”.

Tras esta acción, Mons. Cerro Chaves dirigía una oración y entregaba el bastón del peregrino al párroco de Los Navalmorales, D. Gonzalo Barrantes.

La etapa concluía con el recorrido por el sopié de la sierra del Santo para llegar así al templo parroquial de Los Navalmorales, donde se rezó la oración por el Cuidado de la Creación que el Papa Francisco propone en la encíclica “Laudato Si”.

El punto final de esta quinta etapa fue la firma que dejaron estampada los peregrinos en el libro de firmas de la parroquia de Los Navalmorales. Posteriormente se rezó la Salve ante la imagen de la Virgen María.

 

Pin It
Cáritas Toledo
Delegación de Familia y Vida
Delegación de Apostolado Seglar