Noticias


La parroquia de El Romeral celebra la solemne recepción de las reliquias del beato Miguel Amaro

Archidiócesis de Toledo

La parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción de El Romeral acogía, el pasado 14 de mayo, la recepción de dos reliquias del beato Miguel Amaro Ramírez. Se trata del fémur y el esternón de este sacerdote, oriundo de esta localidad manchega, martirizado durante la persecución religiosa del siglo XX

La ceremonia fue presidida por el arzobispo de Toledo, Mons. Francisco Cerro Chaves, quien colocaba las reliquias bajo el altar mayor de la iglesia parroquial de El Romeral.

Los actos daban comienzo en la ermita de san Sebastián, donde Mons. Cerro bendecía la urna-relicario. Posteriormente daba comienzo la solemne procesión hasta el templo parroquial, participando las diez hermandades de la localidad.

Durante el cortejo procesional, se realizaba una parada ante el lugar en el que nació el sacerdote mártir, donde don Francisco Cerro bendecía una placa conmemorativa del evento.

El Arzobispo de Toledo, en el transcurso de la homilía de la celebración eucarística, glosaba los tres grados del amor a la luz del mártir Miguel Amaro: 1) amar al otro como a uno mismo; 2) amar al otro viendo en él a Cristo; 3) amar como Cristo lo hace.

El colofón de la ceremonia fue la veneración de las reliquias por parte de la feligresía de la parroquia, antes de su colocación bajo el altar mayor.

Triduo preparatorio

La parroquia ha celebrado un triduo preparatorio, del 11 al 13 de mayo, como preparación del evento, en el que han participado el postulador diocesano para las causas de los mártires, D. Jorge López Teulón; también D. Abundio Cirujano, sacerdote operario diocesano, oriundo de El Romeral; y D. Juan Diánez, director espiritual del Seminario Mayor de Toledo.

 

Sacerdote Operario Diocesano

El beato Miguel Amaro Ramírez nació en El Romeral en 1883. Era miembro de la Hermandad de Sacerdotes Operarios, y fue ordenado sacerdote en 1906. Era un hombre humilde que atraía por su bondad. Fue un gran promotor de vocaciones.

Ejerció su ministerio en los seminarios de Toledo, Valencia -donde vivió los primeros ataques de la persecución religiosa en 1931- y León, donde ejercía de rector, cuando sobrevinieron las horas de su martirio. El 18 de julio de 1936, día en que empezó la Guerra Civil, llegó a Toledo para unas gestiones. Se refugió en casa de un amigo, pero ante las amenazas contra quienes acogían a sacerdotes, el 2 de agosto de 1936 fue detenido y fusilado por los milicianos.

Fue beatificado en Tarragona el 13 de octubre de 2013, junto a 521 mártires españoles.

El cuerpo del mártir reposa en el Templo Expiatorio que los Operarios Diocesanos tienen en la ciudad de Tortosa (Tarragona).

Las reliquias fueron recogidas el pasado 27 de junio de 2021, por parte del párroco de la localidad, D. José Ángel Espada Sánchez, junto a algunos feligreses.

Pin It
Cáritas Toledo
Delegación de Familia y Vida
Delegación de Apostolado Seglar