Noticias


“La radio en la pandemia”. Artículo de Mónica Moreno en el Día Mundial de la Radio

Archidiócesis de Toledo

La delegación diocesana de Apostolado Seglar impulsa la celebración de algunos días internacionales. Con motivo del Día Internacional de la Radio, ofrece un artículo de reflexión elaborado por la directora de comunicación de Cáritas Diocesana, Mónica Moreno.

 

LA RADIO EN LA PANDEMIA

Artículo elaborado por Mónica Moreno Alonso

En los días de estricto confinamiento, en los que no podíamos salir de nuestras casas, en los que tuvimos que adaptarnos a estar las 24 horas en nuestros hogares, en los que nuestras vidas se tuvieron que resintonizar, escuchar la radio suponía para muchos ciudadanos una vía de escape pero también de cercanía con la realidad. Nos vimos sorprendidos por una realidad que desconocíamos por completo y que, según han ido pasando los meses, no ha dejado de ser cambiante.

Los profesionales de la radio también rehicieron las escaletas y todos los programas –hasta que recuperamos una cierta normalidad– se centraban en el coronavirus, en todas sus versiones podríamos decir, con testimonios, noticias esperanzadoras y no, información y muchos silencios. En momentos de crisis nace una nueva creatividad y descubrimos en muchos profesionales una faceta que desconocíamos por completo.

Celebramos el 13 de febrero el Día Mundial de la Radio, un día siempre importante para poner en valor la radio; pero este 13 de febrero de 2021 debería convertirse en una jornada para dar las gracias a todos los profesionales de la radio porque en estos duros momentos han acompañado y siguen haciéndolo a millones de personas. Muchas buscan información, otras un atisbo de esperanza, otras un testimonio de vida, otras entretenimiento, otras ayuda psicológica e incluso espiritual. La radio en la pandemia se ha convertido, como en tantas emergencias, en un medio de referencia.

En la era covid, los periodistas nos hemos tenido que adaptar al teletrabajo desde casa, a convertir el salón de casa o las cocinas en platós de televisión, en estudios de radio y mesas de redacción. Las programaciones se han modificado y muchos profesionales –no todos– se las han ingeniado para no caer en el amarillismo y en el sensacionalismo, ofreciendo contenidos que nos provocaban las lágrimas e incluso la sonrisa.

El Papa Francisco, en el mensaje de la 55 Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, que lleva por lema “Ven y lo verás”, nos invita a comunicar encontrando a las personas donde están y como son. Hace un llamamiento para que los periodistas tengamos “un conocimiento directo, nacido de la experiencia, no de oídas”. En la radio es posible hacerlo y en esta pandemia los profesionales lo han demostrado una vez más, yendo a las fuentes y a los lugares donde estaba la noticia para tener ese conocimiento directo. Se nota cuando el periodista vive la noticia porque está en el sitio y no se lo han contado. Se nota porque la noticia la hace suya y la interioriza, y más cuando se están contando historias de vidas, muchas de ellas rotas, pero otras de superación. Eso se nota y se siente, ahí está el “ven y lo verás”.

“El periodismo, como relato de la realidad, requiere la capacidad de ir allá donde nadie va: un movimiento y un deseo de ver. Una curiosidad, una apertura, una pasión”. Así lo explica el Papa Francisco, y ¡qué razón tiene! Por experiencia he comprobado que, gracias a mi profesión y a mi trabajo en la prensa, he podido estar en sitios donde nadie va, vivir momentos únicos, y conocer a personas que de otra manera no hubiera sido posible. En esta pandemia los buenos periodistas han escrito, narrado y contado un relato de la realidad duro y difícil; gracias a ellos hemos podido tener conciencia de que este virus mata, pero también hemos podido conocer la labor de tantas personas que trabajan por el bien común, médicos, enfermeros, investigadores, trabajadores sociales, sacerdotes etc…, y tantas y tantos héroes anónimos.

Ahora es tiempo de seguir contando desde la honestidad y la verdad. Pero, por favor, no nos olvidemos de los que no tienen voz, de los más pobres, excluidos y descartados. Los medios de comunicación son grandes aliados para acercar su situación y tocar corazones que nos permitan ayudarles.

Gracias a todos los profesionales de la radio por su dedicación y esfuerzo. Gracias porque su trabajo no ha sido ni será en balde. ¡Feliz día de la radio!

 

Pin It
Cáritas Toledo
Delegación de Familia y Vida
Delegación de Apostolado Seglar