Noticias


Mons. Francisco Cerro inaugura el Año “Familia Amoris Laetitia” a los pies de la imagen de San José

JuanF Pacheco

La Catedral Primada acogía, en la tarde de ayer, la solemne concelebración eucarística con motivo de la solemnidad de san José, que fue presidida por el Arzobispo de Toledo, Mons. Francisco Cerro Chaves. En esta Eucaristía participaba un nutrido grupo de familias de la Archidiócesis, además de los diferentes alumnos de los Seminarios Mayor y Menor.

Igualmente, miembros pertenecientes al “Proyecto San José” de la delegación de familia y vida, participaban en esta celebración.

Con esta celebración daba comienzo, en la archidiócesis de Toledo, el año “Amoris Laetitia” dedicado a la familia que ha sido promulgado por el Papa Francisco. El 19 de marzo de 2021 la Iglesia celebraba el quinto aniversario de la publicación de la exhortación apostólica Amoris Laetitia sobre la belleza y la alegría del amor familiar. Este año dedicado a la familia concluirá el 26 de junio de 2022, con motivo del X Encuentro Mundial de las Familias en Roma.

 

San José, custodio de las familias, de las vocaciones y de los silencios

En su homilía, el arzobispo de Toledo, subrayaba que san José ayuda a custodiar las familias, siendo el modelo de cuidador de todas las familias. Igualmente aludía a san José como custodio de las vocaciones y de los que se preparan a recibir el sacerdocio.

También don Francisco Cerro hablaba de san José como el “custodio de los silencios” aludiendo a la vida contemplativa, a los que se dedican “a contemplar el rostro de Dios”.

 

La Archidiócesis, a los pies de san José

Mons. Cerro ponía bajo la especia protección de san José a toda la Archidiócesis al finalizar la Eucaristía. Delante de la imagen del santo patriarca, realizó la oración compuesta para encomendar la Archidiócesis a san José. También se rezaron las letanías dedicadas al custodio de la Sagrada Familia.

El momento culminante de la celebración fue la entrega de un báculo ante la imagen de san José. Se trata de un báculo que fue regalado a Mons. Francisco Cerro, elaborado en madera. En este momento acompañaban al Arzobispo una representación de  la Iglesia diocesana: un sacerdote, una religiosa, un seminarista y unos jóvenes.

 

Pin It
Cáritas Toledo
Delegación de Familia y Vida
Delegación de Apostolado Seglar