Noticias


XII Jornadas de Pastoral: «conversión pastoral» para afrontar «una época nueva»

Archidiócesis de Toledo

Más de 500 participantes han sido testigos, en el Auditorio del Colegio Diocesano “Nuestra Se ñora de los Infantes” de Toledo, de la décimo segunda edición de las Jornadas de Pastoral que se ha celebrado este fin de semana con el lema “Testigos de la Misericordia Divina”, y que ha estado dedicada a la vocación al sacerdocio, con motivo del año sacerdotal que está celebrando la Archidiócesis de Toledo, el tercero de la propuesta pastoral presinodal.

En estas Jornadas se ha reflexionado sobre la «conversión pastoral» en esta «época nueva» que requiere con urgencia trabajar en nuevas formas de pastoral. Para ello el día 27 se ha contado con las intervenciones de Mons. Armando Matteo, secretario de la sección doctrinal del Dicasterio para la Doctrina de la Fe, y de Mons. Andrés Ferrada, secretario del Dicasterio para el Clero. Además, en la tarde del día 26, se han presentado tres experiencias: sobre espiritualidad eucarística, con participación de la Unión Eucarística Reparadora, vinculada a la figura del obispo san Manuel González; sobre liderazgo pastoral, con el Instituto de Liderazgo Pastoral «Autem»; y de servicio a la cultura vocacional, con el nuevo servicio de Pastoral Vocacional de la Conferencia Episcopal Española.

 

Conocer y valorar la vocación al sacerdocio

El arzobispo de Toledo, don Francisco Cerro Chaves, explicó en la tarde del viernes, durante el acto de inauguración de las Jornadas que «con este encuentro queremos ayudar a conocer mejor la vocación al sacerdocio, a valorar y a reconocer la entrega de nuestros hermanos sacerdotes, sin olvidar el sacerdocio común de los fieles laicos, recibido por el bautismo, por el que fuimos ungidos sacerdotes, profetas y reyes». Don Francisco recalcó que «en la Iglesia todos somos necesarios y todos tenemos que entregar la vida para la evangelización y el anuncio del amor de Dios».

 

Cambiar la mentalidad pastoral

D. Armando Matteo, secretario de la sección doctrinal del Dicasterio para la Doctrina de la Fe, habló sobre «La conversión pastoral de la comunidad cristiana», desgranando los cambios de la humanidad a lo largo de los años, con revoluciones culturales y descubrimientos tecnológicos y científicos, porque «hemos entrado en una ‘época nueva’ y no simplemente en una ‘nueva época’ y este hecho tiene una serie de consecuencias para la vida y para la misión de la Iglesia». Así, indicó que «la consecuencia general de todo esto es que se ha perdido el sentido de la verdad, de la trascendencia, de un saber unitario, de una convergencia de los conocimientos y se ha abierto el espacio para un pensamiento y una acción humana sintonizada hacia la pluralidad, a la hospitalidad hacia lo diferente y a la atención a lo mínimo».

Según el secretario de la sección doctrinal del Dicasterio para la Doctrina de la Fe, «estamos casi ante una nueva especie», y por eso se trata de «reconocer verdaderamente la llegada de una nueva gramática de lo humano, de una manera completamente nueva de pensar, vivir, proyectar, desear, amar, comer, por parte de las generaciones nacidas después de la Segunda Guerra Mundial». Por eso monseñor Armando Matteo consideró que «hoy necesitamos una mentalidad pastoral que realmente sepa lidiar con esta cultura obsesivamente centrada en la soberanía del hombre respecto a la realidad».

«Cambiar la mentalidad pastoral es necesario para propiciar y acreditar una nueva y atractiva imagen de la experiencia cristiana para el ciudadano», que «busque redescubrir y destacar otras categorías propias de la revelación cristiana que en el pasado han per manecid0 decididamente en un segundo plano». Así, siguiendo el magisterio del Papa Francisco, se refirió al encuentro, la amistad, el estilo de vida de Jesús, etc…y sobre todo «la alegría de dar alegría».

Por este motivo afirmó que «es necesario reunirse más decididamente en torno a la identidad de la parroquia como un lugar donde cualquiera que entre perciba que la actividad principal de los agentes pastorales es encontrase con Jesús, porque «nuestra actividad principal es sobre todo, la de facilitar que todos se enamoren de Jesús».

Retos y oportunidades

En la tarde del sábado, Mons. Andrés Ferrada, secretario del Dicasterio para el Clero, presentó la ponencia «Retos y oportunidades de la Iglesia en la vida de sus sacerdotes», en la que afirmó que «como todo ser humano, el sacerdote debe afrontar los retos propios del desarrollo de cada etapa de la vida. Ellos son ciertamente oportunidades para su crecimiento humano, cristiano y sacerdotal. Hay retos que acompañan toda la vida de los presbíteros, aunque en intensidades y aspectos particulares que responden a las singula ridades de cada uno: personales, culturales y eclesiales».

Monseñor Ferrada fue comentando cada uno de los retos y oportunidades de la Iglesia en la vida de los sacerdotes y de todos los bautizados, y animó a todos los cristianos a ser «constructores de paz», es decir, hijos de Dios, personas que construyen su vida y colaboran en la edificación de sus familias y ambiente social sobre el fundamento de la escucha del Padre».

Después de repasar los principales desafíos a los que se enfrentan los presbíteros en su vida y ministerio sacerdotal invitó a los presentes a preguntarse: cómo podemos, como comunidad eclesial, ser una respuesta a esos retos y cómo el presbiterio, el cuerpo diaconal, las comunidades de vida consagrada o apostólica, las comunidades parroquia les o los movimientos eclesiales son parte de esa respuesta.

En este horizonte, invitó sobre todo a los laicos, a ofrecer a los sacerdotes los siguientes apoyos: oración, afecto, escucha, corrección fraterna, ayuda, hablar bien y respeto.

2.000 personas en el musical

El colofón de las Jornadas de Pastoral ha tenido lugar en la tarde del sábado con la puesta en escena del musical «Original, el paso de Carlo», en el Palacio de Congresos, en dos sesiones, que han reunido a 2.000 asistentes. Este musical cuenta la vida del joven italiano Carlo Acutis, fallecido a los 15 años y declarado beato por el Papa Francisco en 2020, considerado como el primer beato «millennial».

El musical es una iniciativa de la delegación de Pastoral Juvenil de la diócesis de Cuenca y cuenta con la participación de unas 140 personas entre músicos de la orquesta, cantantes de coro, cantantes solitas, bailarines, personal de figuración, de atrezo, maquillaje, vestuario, producción, etc. Todos ellos adolescentes, jóvenes y adultos que participan en la pastoral de sus parroquias y grupos apostólicos. La mayoría de los actores tienen entre 13 y 18 años.

Oración y Eucaristía

Dentro del programa de las jornadas, la parroquia de San Julián acogió el viernes por la tarde la vigilia de oración «Te seguiré», en la que participó el coro sacerdotal de la Archidiócesis. Y el sábado por la mañana el arzobispo de Toledo, don Francisco Cerro Chaves, presidía la Eucaristía, en la que participó la Capilla Musical Diocesana.

 

Pin It
Cáritas Toledo
Delegación de Familia y Vida
Delegación de Apostolado Seglar